Pablo Covaleda nos manda una revisión de su último experimento:
Esta vez repito el vídeo con una toma tal vez algo más clara. Ahora más corto.

El doble cono…baja. ¿Baja?

Parece una noticia…algo desconsoladora, pero no es así.
El centro de gravedad del doble cono está, naturalmente, en el eje horizontal que une los dos extremos, y cuando se encuentra al principio de la rampa éste se encuentra más o menos a 9,3 cm de altura.
Si lo dejamos en libertad el doble cono se desplaza de manera que el centro de gravedad baja 1 cm, colocando el eje central a unos 8,3 cm de altura.
El sistema evoluciona correctamente, siguiendo el principio de mínima Energía,
Es decir la posición del centro de gravedad baja…pero…..pero… el cono sube para no desairar un principio tan importante.
¿Os ha gustado?. Os dejo este “minivídeo” de 1 minuto y 40 segundos… y espero que  lo veáis más claro.